ESTA PELÍCULA YA LA VIMOS

Quienes vivimos intensamente la década de los años '70 en la Argentina, tenemos muy claro aún lo que entonces pasó; y más allá de las pérfidas consecuencias en las que desembocamos, también es bueno recordar todo lo previo y preguntarnos hoy por qué llegamos a aquella situación.-

La época del horror no fue gratuita y con esto no estoy apelando a la teoría de los dos demonios ni a nada que se le parezca. Pero soy de los que piensan que cada consecuencia obedece a una causa concreta y aquella época no fue la excepción.-

Lamentablemente hoy los argentinos estamos inmersos en una situación de la que no sabemos muy bien cómo salir. Qué pasos dar para librarnos de una decadencia que en estos últimos años se ha acentuado ostensiblemente.-

La violencia entronizada e incontenible de una sociedad desmadrada, la inseguridad sin límites en las calles; las colas de personas en el ANSES para buscar un subsidio que lastima la dignidad y alienta la vagancia; proyectos de ley para abolir las calumnias y las injurias, porque claro, el honor y el respeto nada valen en nuestra sociedad de hoy; los cortes de rutas, calles y avenidas, los paros salvajes y cotidianos, por peleas entre gremios, en los que sobresalen "líderes" sindicalistas millonarios a quienes muy poco les importan sus “representados”; una inflación encubierta y voraz que día a día orada los sueldos y los ahorros; y la Constitución Nacional devenida hoy en un rollo de papel higiénico, entre Instituciones degradadas y humilladas que poco sirven a la democracia.-

Pero esta película ya la vimos y creo que la mayoría de nosotros, sobretodo quienes no teníamos apetencias políticas personales, nos juramentamos por entonces que no la queríamos ver nunca más. Bueno, sin embargo aca está. Lo mismo de los años '70, con una mujer como Presidente y el partido justicialista gobernando.-

Pero lo más grave de todo es que no se ve ni se escucha hoy a la oposición abogar por la mesura, por el trabajo, por la producción, por la seguridad, por el respeto, por el orden. No se utilizan los medios de comunicación para reclamar un cambio, un cese de la violencia y en suma la oposición, “satisfecha” por los resultados electorales del 28 de junio, espera impávida el 10 de diciembre como si aquí nada pasara.-

Hoy no hay en nuestra sociedad un Ricardo Balbín haciendo esfuerzos ingentes para salvar la democracia y con ella a todos nosotros. No hay dirigentes que le marquen a la Presidente que está encerrada en un microclima y que siempre hay tiempo para arrepentirse un minuto antes de la muerte.-

¿Estaremos todos cruzados de brazos como si nada ocurriera? ¿No aprendimos, acaso, de lo que nos pasó en 2001? En fin, ¡qué sociedad tan adolescente la nuestra!, pero lo peor es que toda esta verdadera involución, este inexplicable retroceso del que somos parte, es el marco en el que nuestros hijos y jóvenes deben crecer y desarrollarse; el ámbito natural de sus vidas futuras, lamentablemente retrotrayéndose 40 años hacia atrás.-

Señores, esta película ya la vimos y de verdad yo no la quiero ver nunca más en la Argentina.-

Por favor, entre todos, cerremos para siempre este nefasto cine.

Claudio PARAMIO

Volver